Galego / Castellano
galego carta de servicios contacto DO serie L y C DO serie S convocatorias búsqueda socios programas noticias prensa digital e-Boletín ED publicaciones ED CE en España presidencia UE enlaces

 

 

 

Instituciones

 

Página Principal del Euro

El Sistema Monetario Europeo
El sistema monetario europeo (SME) se creó en 1979 con el objetivo de crear un mecanismo de tipos de cambio entre las monedas europeas y suscitar un acercamiento de las respectivas situaciones y políticas económicas.

El SME se compone de cuatro elementos:

  • el euro
  • el mecanismo de cambio e intervención
  • los mecanismos de apoyo y de crédito y
  • el Fondo Europeo de Cooperación Monetaria

Up


1.El Euro

El euro, unidad de cuenta europea, es la unidad de medida de todas las operaciones del SME. Se le define como una cesta de monedas, ya que su valor es igual a la suma de cantidades fijas de cada moneda comunitaria, calculadas por referencia a la importancia económica de cada país.

Las monedas de los Estados miembros de la UE que lo eran antes del TUE, entran en la composición del euro. Desde la creación del ecu, la composición de la cesta ha sido modificada en diferentes ocasiones, la previsión era que se realizase cada cinco años, para tener en cuenta la evolución de las distintas monedas, en base a tres criterios:
1) participación en el volumen de negocio comunitario;
2) el PIB; y
3) la cuota en el FECOM.

A partir de la entrada en vigor del TUE la composición del euro no se modifica, aunque si varía el peso relativo de cada moneda debido a que sus cotizaciones fluctúan constantemente en el mercado de divisas. Desde el 21.09.1989, los porcentajes respectivos de las monedas nacionales en la composición del ecu quedaron fijados del siguiente modo (reflejándose paralelamente su valor medio durante el mes de enero de 1998):

 

Moneda
Porcentaje

Valor medio enero 98

Marco alemán
30,10%
1.975810 DM
Franco francés
19,00%
6.616820 FF
Libra esterlina
13,00%
0.665059 UKL
Lira italiana
10,15%
1944.670 LIT
Franco belga/Lux.
07,90%
40.75970 BLF
Florín holandés
09,40%
2.226630 HFL
Peseta española
05,30%
167.4740 PTA
Corona danesa
02,45%
7.525520 DRK
Libra irlandesa
01,10%
0.786808 IRL
Escudo portugués
00,80%
202.1060 ESC
Dracma griego
00,60%
312.3250 DRA

 

De acuerdo con el art. 109 G del TUE, la composición del euro no puede ser modificada, tratando de establecer una garantía para la estabilidad de la moneda europea: si una de las monedas que lo componen se devaluase no conllevaría una devaluación del euro, pues el importe permanece invariable, disminuyendo únicamente la parte porcentual de la moneda correspondiente en la cesta.

De forma paralela al euro oficial, utilizado en el marco del SME y para le presupuesto de la Comunidad, se ha desarrollado una importante esfera de actuación del euro privado desde 1979, cuando algunos bancos belgas abrieron a las instituciones europeas, previa petición de éstas, cuentas a la vista y a plazo en euros. La verdadera expansión del euro privado data de la creación de un sistema de compensación entre los grandes bancos en 1982. Desde entonces, todos los Estados miembros han reconocido jurídicamente al ecu como una moneda extranjera. Asimismo, el mercado interior del euro ha conocido un gran auge desarrollándose un mercado a muy largo plazo, prueba de la confianza de los inversores en el futuro de la moneda única europea.

Las funciones esenciales del euro son:

í ser el denominador (numerario) en el mecanismo de cambio

í ser la base sobre la que se establece un indicador de divergencias

í ser el denominador para las operaciones tanto en el mecanismo de intervención como en el mecanismo de crédito

í ser el medio de pago entre las autoridades monetarias en la CEE.

Up

2. El mecanismo de cambio e intervención


El SME introduce un mecanismo de cambios entre las monedas del sistema que en él participen con la obligación de limitar las fluctuaciones dentro de unos márgenes prefijados.

Para las monedas participantes, los márgenes de fluctuación autorizados dentro del mecanismo de cambios del SME es del +-2,25% (6% para la peseta y la libra esterlina) en relación con la cotización del tipo de referencia fijado en ecus por decisión del Consejo de Ministros de la Comunidad y que sólo puede ser modificada de mútuo acuerdo. Este es uno de los aspectos esenciales del SME: el patrón de referencia de las monedas de la Comunidad no es exterior (oro, dólar, yen, etc.) sino interior al sistema. La evolución de las monedas del SME entre ellas, está ligada a la evolución de las economías del SME.

Para corregir las previsibles desviaciones que pongan en peligro el cumplimiento de estos compromisos (cotizaciones máximas y mínimas), los bancos centrales tienen la obligación de intervenir con los medios a su disposición en los mercados de cambio a fin de garantizar el mantenimiento de los tipos dentro de esa banda de fluctuación, disponiendo de un derecho automático a recibir financiación en cuantía limitada de los demás bancos centrales.

Up

3. Los mecanismos de apoyo y de crédito

Para facilitar la gestión del mecanismo de cambio y la financiación de déficits de las balanzas de pago existen tres mecanismos de crédito:

a) Financiación a muy corto plazo (FMCP): su objetivo es financiar las intervenciones obligatorias en monedas comunitarias. Consiste en una linea de crédito de importe y duración (un mes, 45 días, prorrogables por tres meses) limitados que se abren recíprocamente, en sus monedas, los bancos centrales que están participando en el mecanismo de cambio.

b) Apoyo monetario a corto plazo: se trata de un crédito recíproco entre los bancos centrales de la Comunidad; su cuantía también es limitada así como su plazo (tres meses prorrogables hasta nueve meses).

c) Colaboración financiera a medio plazo: se trata de un crédito recíproco que pueden concederse los Estados de la Comunidad para un plazo entre dos y cinco años.

Up

4. El Fondo Europeo de Cooperación Monetaria (FECOM)

Creado en 1973, el FECOM ha representado uno de los elementos fundamentales del SME hasta su disolución a comienzos de la segundo fase de la UEM, en la que se traspasan sus funciones y competencias al Instituto Monetario Europeo.

Dotado de personalidad jurídica, se administraba por un Consejo compuesto de miembros del Comité de Gobernadores de los Bancos Centrales y de la Comisión. Su función consistía en facilitar las intervenciones en los mercados de divisas, efectuar las liquidaciones entre los bancos centrales y gestionar las facilidades crediticias a corto plazo que se conceden los bancos centrales emisores para poder hacer frente a las intervenciones necesarias en cada momento.

Con el SME, los bancos centrales quedaron obligados a poner a disposición del FECOM el 20% de sus reservas en oro y divisas. Como contrapartida a este depósito, el FECOM emitía ecus, que, los países utilizaban para devolver las deudas contraídas a muy corto plazo, con el fin de sostener su moneda. Esta puesta a disposición se realizaba bajo la forma de créditos cruzados (swaps) que se renovaban cada tres meses.

 

Up

El Instituto Monetario Europeo (IME)

Con la entrada en vigor de la segunda fase de la UEM, de acuerdo con lo dispuesto en el art. 109 F del Tratado de la U.E., el IME empezó a funcionar oficialmente desde principios de enero de 1994, aunque ya era operativo en noviembre de 1993.
El IME asumió las funciones del Comité de bancos centrales de la CE y es el predecesor del Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC) y el Banco Central Europeo (BCE), tras la disolución del IME al iniciarse la tercera fase de la UEM el 1 de enero de 1999.
La tarea principal encomendada al IME era la de preparar esa tercera fase, lo que implicaba principalmente desarrollar los instrumentos y procedimientos necesarios para el establecimiento de una política monetaria común. Otras funciones que se le asignaron a este Instituto fueron las de:
  • reforzar la cooperación entre los bancos centrales
  • coordinar las políticas monetarias nacionales y conseguir su convergencia hacia el objetivo de la estabilidad de precios
  • supervisar el SME y asumir las funciones del FECOM
  • contribuir a la introducción del euro
  • fomentar la eficiencia de las transacciones financieras transfronterizas
  • supervisar la preparación técnica de los futuros billetes de banco

El órgano central de decisión era el Consejo del IME, formado por los gobernadores de los bancos centrales nacionales; cada uno de sus miembros disponía de un voto. No podía solicitar ni aceptar instrucciones de ninguna institución comunitaria o gobierno nacional. Por lo general, adoptaba decisiones por mayoría simple; no obstante, los dictámenes y recomendaciones debían ser aprobados por mayoría de dos tercios, mientras que para su publicación se requería unanimidad. El IME estaba facultado para preparar, asesorar y coordinar, aunque no disponía de verdaderos poderes de política monetaria, es decir, no podía intervenir en los mercados de divisas, con lo que no estaba facultado para ejercer una verdadera autoridad. Se trataba, en definitiva, de una institución de transición.

 

Up

El Comité Monetario y el Comité Económico y Financiero

Además del IME, el art. 109 C del TUE preveía la existencia de otros dos organismos: el Comité Monetario, de carácter consultivo, y el Comité Económico y Financiero.

1. El Comité Monetario

Tenía como finalidad promover la coordinación de las políticas de los Estados miembros en todo lo necesario para el funcionamiento del mercado interior. Sus funciones se concretaban en seguir la situación monetaria y financiera de los Estados miembros y de la CE, así como el régimen general de pagos, informando al Consejo y a la Comisión; emitir dictámenes, por propia iniciativa o previa petición, para el Consejo y la Comisión; contribuir a la preparación de los trabajos del Consejo; y examinar, al menos una vez al año, la situación relativa a los movimientos de capitales y a la libertad de pagos.

2. El Comité Económico y Financiero

Sustituye al Comité Monetario al inicio de la tercera fase de la UEM, cumple las siguientes funciones: emitir dictámenes, por propia iniciativa o previa petición, para el Consejo y la Comisión; seguir la situación económica y financiera de los Estados miembros y de la Comunidad; colaborar en la preparación de los trabajos del Consejo en relación con la UEM; y examinar, al menos una vez al año, la situación relativa a los movimientos de capitales y a la libertad de pagos. El Comité está formado por miembros nombrados por la Comisión, el Banco Central Europeo y los Estados miembros, designando cada uno de ellos un número máximo de dos.

 

Up

El Sistema Europeo de Bancos Centrales y el Banco Central Europeo

En el momento de la entrada en la tercera fase de la UEM se disuelve el IME y se crean el Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC) y el Banco Central Europeo (BCE).

El art. 4 A del Tratado de la U.E. dispone, con arreglo a los procedimientos previstos en el propio Tratado, la creación de un Sistema Europeo de Bancos Centrales (denominado en lo sucesivo SEBC) y un Banco Central Europeo (denominado en lo sucesivo BCE), que actúen dentro de los límites de las atribuciones que les confieren el presente Tratado y los Estatutos del SEBC y del BCE anejos denominados en lo sucesivo Estatutos del SEBC".

De las disposiciones del TUE se desprende que la UEM, en el plano monetario, debe dirigirse por una "fuerte autoridad monetaria", por una institución independiente que vele por la consecución del objetivo de la estabilidad de precios, condición ineludible para conseguir una política económica que contemple el pleno empleo y el crecimiento. Las disposiciones esenciales del Tratado revelan, en su esencia, un necesario equilibrio entre la autoridad monetaria y el poder político económico.

1. Características principales del Sistema Europeo de Bancos Centrales

  • Composición y organización: el SEBC lo integran el Banco Central Europeo y los bancos centrales de los Estados miembros, y lo dirigen los órganos rectores del BCE.
  • Objetivos: mantener la estabilidad de precios y apoyar las políticas económicas generales en la Comunidad con miras a contribuir a la consecución de los objetivos establecidos en el art. 2 del TUE.
  • Funciones:
    1. definir y ejecutar la política monetaria de la Comunidad
    2. realizar operaciones de cambio de divisas
    3. poseer y gestionar las reservas oficiales de divisas de los Estados miembros
    4. promover el buen funcionamiento del sistema de pagos
    5. contribuir a una buena gestión de las políticas que lleven a cabo las autoridades competentes con respecto a la supervisión prudencial de las entidades de crédito y la estabilidad del sistema financiero
Up
2. Características principales del Banco Central Europeo
  1. Personalidad jurídica propia: el BCE dispone en cada uno de los Estados miembros de la capacidad jurídica más amplia concedida a las personas jurídicas con arreglo al respectivo Derecho nacional; en particular, puede adquirir o vender propiedad mobiliaria e inmobiliaria y ser parte de actuaciones judiciales.

  2. Sede: por decisión de la Cumbre extraordinaria de Bruselas celebrada en octubre de 1992, la sede del BCE está en la ciudad alemana de Francfort.

  3. Independencia: cuando ejerza facultades que le confieren el TUE y sus Estatutos y desempeñen las funciones y deberes correspondientes, ni el BCE, ni los bancos centrales nacionales, ni ningún miembro de sus órganos rectores recabarán ni aceptarán instrucciones procedentes de las instituciones u organismos comunitarios, de ningún Gobierno de un Estado miembro ni de ningún otro organismo. La única obligación del BCE con respecto a los órganos políticos, Parlamento Europeo, Consejo, Comisión y Consejo Europeo, es la de cumplir su deber de facilitar información regular sobre sus actividades. La calificación del BCE como institución independiente no implica "absoluta irresponsabilidad", pues como indica el TUE "los actos y omisiones del BCE estarán sujetos a la revisión e interpretación del Tribunal de Justicia".

  1. Órganos rectores del BCE:

    viaje
    1. Funciones que se le asignan:

      • LLevar a cabo las tareas del IME
      • Emitir dictámenes para preparar la supresión de las excepciones especificadas en el art. 109 K del Tratado
      • Contribuir a la recopilación de información estadística, elaborar informes acerca de las actividades del BCE, establecimiento de normas sobre las cuentas financieras, adopción de medidas para la fijación de la clave de suscripción del capital del BCE, establecimiento de condiciones para la contratación del personal del BCE>
      • Contribuir a los preparativos necesarios para fijar irrevocablemente los tipos de cambio de los Estados miembros acogidos a una excepción en su incorporación a la Unión Monetaria
Up
3. Características principales de los bancos centrales nacionales

Los Estados miembros debían garantizar, antes de la fecha de constitución del SEBC, la compatibilidad de su legislación nacional, incluidos los estatutos del banco central nacional, con los estatutos del SEBC y el BCE. El Estado español realizó la adaptación de los Estatutos del Banco de España con la aprobación de la Ley 13/1994, de 1 de junio, de Autonomía del Banco de España.

En el Protocolo 3º del TUE se indica que en los estatutos de los bancos centrales se dispondrá que el Gobernador tenga un mandato no inferior a 5 años. También se indica que los bancos centrales serán parte integrante del SEBC y su actuación se ajustará a las orientaciones e instrucciones del BCE (su Consejo de Gobierno adoptará las medidas necesarias para garantizar el cumplimiento de sus orientaciones e instrucciones y podrá exigir que se le remita toda la información pertinente).

Los bancos centrales pueden ejercer funciones distintas de las especificadas en los Estatutos del SEBC y BCE, salvo acuerdo en contrario del Consejo de Gobierno del BCE en base a considerar que dichas funciones interfieren los objetivos y tareas del SEBC.

Up

4. Funciones monetarias y operaciones del SEBC

Tanto el BCE como los bancos centrales nacionales pueden:

     
  1. abrir cuentas a entidades de crédito, a entidades públicas y a otros participantes en el mercado, así como aceptar activos como garantía

  2. operar en los mercados financieros comprando y vendiendo directamente;

  3. realizar operaciones de crédito con entidades de crédito y demás participantes en el mercado

  4. el BCE puede exigir que las entidades de crédito establecidas en los Estados miembros mantengan unas reservas mínimas en las cuentas del BCE y en los bancos centrales nacionales, en atención a los objetivos de la política monetaria

  5. queda totalmente prohibida la autorización de descubiertos y la concesión de otro tipo de créditos por parte del BCE o de los bancos centrales nacionales en favor de instituciones u organismos comunitarios, Gobiernos centrales, autoridades regionales o locales u otras autoridades públicas

  6. el BCE y los bancos centrales nacionales pueden proporcionar medios y el BCE dictar reglamentos, destinados a garantizar unos sistemas de compensación y liquidación eficientes y solventes dentro de la Comunidad, así como con otros países

  7. el BCE y los bancos centrales nacionales pueden establecer relaciones con los bancos centrales y con las instituciones financieras de otros países y, cuando proceda, con organizaciones internacionales

  8. el BCE puede brindar asesoramiento al Consejo y a las autoridades competentes de los Estados miembros y ser consultado por éstos sobre el alcance y aplicación de la legislación comunitaria relativa a la supervisión prudencial de las entidades de crédito y a la estabilidad del sistema financiero
Up
5. Disposiciones financieras del SEBC
  1. Cuentas financieras: el ejercicio económico del BCE y de los B.C.NN. coincide con el año natural. Ha de elaborarse un balance consolidado del SEBC que abarque los activos y pasivos de los bancos centrales nacionales que estén incluidos en el SEBC.

  2. Auditoría: las cuentas del BCE y de los BCNN son controladas por auditores externos independientes, recomendados por el Consejo de Gobierno y aprobados por el Consejo.

  3. Capital del BCE: es de 5.000 millones de euros (825.000 millones de ptas. aproxim.). Los únicos suscriptores y accionistas son los bancos centrales nacionales, a quienes se les fija el importe de su suscripción teniendo en cuenta la suma de dos porcentajes: 1) el 50% de la participación del Estado miembro respectivo en la población de la Comunidad el penúltimo año anterior a la constitución del SEBC; y 2) el 50% de la participación del Estado miembro respectivo en el PIB, a precio de mercado, de la Comunidad, según se registre en los cinco últimos años que preceden al penúltimo año anterior a la constitución del SEBC. Estas participaciones se ajustarán cada cinco años.

  4. Activos exteriores de reserva del BCE: las contribuciones de cada banco central nacional se fijan en proporción a su participación en el capital suscrito del BCE.

  5. Asignación de ingresos monetarios: los ingresos obtenidos por los bancos centrales nacionales en el ejercicio de la función de política monetaria del SEBC, ingresos monetarios, se asignan a aquéllos proporcionalmente a sus acciones desembolsadas del BCE.

  6. Asignación de beneficios y pérdidas netas del BCE: un importe no superior al 20% de los beneficios netos del BCE se destinan a cubrir un fondo de reserva general (cuyo límite se cifra en el 100% del capital), los beneficios sobrantes se distribuyen entre los accionistas del BCE proporcionalmente a sus acciones desembolsadas. Las pérdidas del BCE se compensan con el fondo de reserva general y, en su caso, mediante los ingresos monetarios del ejercicio económico correspondiente.
Up
6. El papel del Banco de España en la UEM

Durante las etapas transitorias de la UEM el Banco de España ha venido desarrollando dos cometidos fundamentales, por un lado, pilotar la política monetaria española orientándola al cumplimiento del criterio de estabilidad de precios sin olvidar sus funciones de vigilancia sobre la política económica del Gobierno, y por otro, ir acomodando sus técnicas y mecanismos operativos, organización y comportamiento, a los del futuro Banco Central Europeo. En este sentido destacan los trabajos realizados en reformar los sistemas de pago y en los procedimientos y los instrumentos de política monetaria.

Un paso importante en la trayectoria del Banco de España lo marca la aprobación de la Ley de Autonomía (publicada en el BOE núm. 131, de 2 de junio de 1994), por la cual el estatuto jurídico del Banco de España se adapta casi por completo a las condiciones del Tratado de Maastricht en lo que se refiere a la independencia del SEBC.

La Ley 13/1994 fue modificada recientemente por la Ley 12/1998, de 28 de abril (publicada en el BOE de 29 de abril de 1998) con la finalidad de asegurar la plena integración del Banco de España en el Sistema Europeo de Bancos Centrales, principio informador básico de la institución en la tercera fase de la Unión Económica y Monetaria. Para dar satisfacción a esta necesidad, la Ley 12/1998 se ciñe exclusivamente a garantizar la integración del Banco de España en el SEBC, reconociendo, entre otros extremos, las potestades del Banco Central Europeo en la definición de la política monetaria del área del euro -y su ejecución por el Banco de España-, y las facultades de la Comunidad Europea en relación con la política de tipo de cambio. Se cumple así de manera inequívoca con lo dispuesto en el artículo 108 del Tratado de la Comunidad Europea, "cada uno de los Estados miembros velará porque su legislación nacional, incluidos los estatutos de su Banco Central Nacional, sea compatible con el propio Tratado y con los Estatutos del Sistema Europeo de Bancos Centrales".

Iniciada la tercera fase de la UEM las competencias esenciales del Banco de España son asumidas por el SEBC, constituido por el BCE y por todos los Bancos Centrales Nacionales de los Estados comunitarios.

Atribuciones del Banco de España con la incorporación de España en la UEM.

El Banco de España participa de pleno derecho en el Consejo de Gobierno y el Consejo General del BCE. En todo caso, participa directamente en la toma de decisiones en cuestiones tan importantes como la política monetaria de la Comunidad y la autorización de la emisión de billetes de banco de curso legal dentro de la Comunidad. Asimismo, desempeña el papel de institución colaboradora del BCE, ejecutando las directrices de éste dentro del territorio español. Por otra parte, sigue desarrollando sus competencias en lo referente al control de las instituciones financieras nacionales y sirve de enlace entre éstas y el BCE.

Características del Banco de España de acuerdo con la Ley de Autonomía.

Es una entidad de Derecho público con personalidad jurídica propia y plena capacidad pública y privada. En el desarrollo de su actividad y para el cumplimiento de sus fines actua con autonomía respecto a la Administración General del Estado, desempeñando sus funciones con arreglo a lo previsto en esta Ley y en el resto del ordenamiento jurídico.

Es parte integrante del SEBC y está sometido a las disposiciones del Tratado de la Comunidad Europea y a los Estatutos del SEBC.

En el ejercicio de las funciones que se deriven de su condición de parte integrante del SEBC, ha de ajustarse a las orientaciones e instrucciones emanadas del BCE.

Sin perjuicio del objetivo principal de mantener la estabilidad de precios y del cumplimiento de las funciones que ejerce en tanto miembro del SEBC en los términos del artículo 105.1 del Tratado, el Banco de España apoya la política económica general del Gobierno.

Participa en el desarrollo de las siguientes funciones básicas atribuidas al SEBC:

a) Definir y ejecutar la política monetaria de la Comunidad.

b) Realizar operaciones de cambio de divisas que sean coherentes con las disposiciones del artículo 109 del Tratado.

c) Poseer y gestionar las reservas oficiales de divisas de los Estados miembros. No obstante, el Gobierno puede tener y gestionar fondos de maniobra en divisas, conforme a lo previsto en el artículo 105.3 del Tratado.

d) Promover el buen funcionamiento del sistema de pagos.

e) Emitir los billetes de curso legal.

f) Las demás funciones que se deriven de su condición de parte integrante del SEBC.

Sin perjuicio de su pertenencia al SEBC, puede:

a) Poseer y gestionar las reservas de divisas y metales preciosos no transferidas al Banco Central Europeo.

b) Promover el buen funcionamiento y estabilidad del sistema financiero y, sin perjuicio de lo dispuesto en el número 3,d ) anterior, de los sistemas de pagos nacionales.

c) Poner en circulación la moneda metálica y desempeñar, por cuenta del Estado, las demás funciones que se le encomienden respecto a ella.

d) Prestar los servicios de tesorería y agente financiero de la Deuda Pública.

e) Asesorar al Gobierno, así como realizar los informes y estudios que resulten procedentes.

f) Elaborar y publicar las estadísticas relacionadas con sus funciones y asistir al BCE en la recopilación de la información estadística necesaria para el cumplimiento de las funciones del SEBC.

g) Ejercer las demás competencias que la legislación le atribuya.


Además de lo ya indicado supervisa, conforme a las disposiciones vigentes, la solvencia, actuación y cumplimiento de la normativa específica de las entidades de crédito y de cualesquiera otras entidades y mercados financieros cuya supervisión le haya sido atribuida, sin perjuicio de la función de supervisión prudencial llevada a cabo por las Comunidades Autónomas en el ámbito de sus competencias y de la cooperación de éstas con el Banco en el ejercicio de tales competencias autonómicas de supervisión.
Up

7. El sistema de pagos oficial entre bancos centrales nacionales

La creación del euro y la puesta en marcha de una política monetaria única exigía la creación de un sistema de pagos transnacional dentro de la UEM. Una de las funciones básicas del BCE es la de gestionar y promover el buen funcionamiento del sistema de pagos de la UEM. El correcto funcionamiento del SEBC y del BCE así como la ejecución de la política monetaria común exige un sistema de transferencias adecuado entre éstos y los respectivos bancos centrales nacionales.

El sistema TARGET (Transeuropean Automated Real Time Gross Gettlement Express Transfer System - sistema transeuropeo automatizado de transferencias urgentes con liquidación bruta en tiempo real) permite ejecutar de manera ágil todas las operaciones que lleven a cabo los bancos nacionales integrados. Target consta de dos elementos:

  • los distintos sistemas de grandes pagos nacionales y
  • un sistema de interconexión informática, denominado Interlinking, encargado de unir a los distintos bancos centrales entre sí y con el BCE

Con el sistema de liquidación bruta en tiempo real, las órdenes se van asentando irrevocablemente a medida que entran en el sistema y, de esta manera, se soluciona el riesgo de liquidación que podría derivarse si el sistema fuera neto y al final del día, ya que en este caso podría ocurrir que una entidad bancaria quebrara durante la jornada y no pudiera hacer frente a sus obligaciones interbancarias de pago al final de la misma. Se trata de evitar el llamado "riesgo Herstatt" (en 1974 la insolvencia de la Banca Herstatt estuvo a punto de colapsar el sistema de pagos internacional). Si en un momento determinado una entidad bancaria no tuviera saldo en el sistema para hacer frente a sus obligaciones, el Banco Central Nacional le concedería una financiación intradía contra una serie de valores que actuarían de garantía.

Todas las operaciones de política monetaria realizadas por los bancos centrales de los países integrados en la UEM se realizan a través del sistema TARGET que está abierto a todo tipo de pagos en euros. Para los países que no forman parte de la UEM o no sean comunitarios no es obligatorio operar a través de este sistema. También es opcional su uso para los operadores privados.

Up

El Consejo de la Unión Europea

Como ocurre en la actualidad, la coordinación de las políticas económicas de los Estados miembros es responsabilidad del Consejo de Ministros de Economía y Hacienda de la Unión Europea (ECOFIN).

El Consejo sigue definiendo y adoptando, todos los años, las grandes orientaciones de política económica: objetivos comunes de inflación, finanzas públicas y estabilidad de los tipos de cambio.

El Consejo decide que países entre los que participan en el euro presentan un déficit público excesivo y les dirige recomendaciones para poner remedio a esta situación.

Una novedad de la UEM radica en que, aparte de los poderes de "supervisión multilateral" ya existentes, a partir de 1999 y del lanzamiento del euro, el Consejo puede imponer sanciones a cualquier país de la zona euro cuyo déficit se considere excesivo.

La política exterior de cambio del euro es competencia del Consejo de Ministros de la Unión Europea. No obstante, las intervenciones sobre el mercado de cambios y la gestión diaria de las reservas de divisas son responsabilidad directa del Banco Central Europeo.

En el Consejo Europeo celebrado en Luxemburgo los días 12 y 13 de diciembre de 1997 se aprobó la creación de un foro informal de reunión en el que los países que participan inicialmente de la UEM (países "in") puedan reunirse en privado para tratar cuestiones que incumban directamente y particularmente a dichos Estados. La necesidad de salvar las reticencias a la creación del Consejo del Euro (también llamado "euro x") planteadas por los países que inicialmente no participan en la moneda única, Reino Unido, Dinamarca y Suecia (que no desean permanecer ajenos a los foros en los que se tomen decisiones que puedan afectar a sus intereses), ha provocado que este "foro informal" no tenga por ahora estructura propia y no pueda, en ningún caso, tomar decisiones sobre el tipo de cambio de la moneda europea, las características técnicas de la misma o su representación exterior y sobre sanciones por incumplimiento de los criterios de convergencia, que siguen siendo competencia del ECOFIN; asimismo, se tomó la decisión de permitir la participación en dicho foro de los países "out" en calidad de observadores.

Up

El Parlamento Europeo.

En la regulación que el Tratado de la Comunidad Europea realiza sobre la política económica y monetaria de la Unión se contienen numerosas referencias al papel que debe desarrollar el Parlamento Europeo. Del conjunto de las disposiciones se trasluce que éste debe ser informado sobre cuestiones consideradas importantes y tener una intervención decisoria en los supuestos de adopción de decisiones transcendentales. En concreto, antes de adoptar la decisión sobre que Estados miembros cumplían los criterios de convergencia para formar parte de la moneda única, el Consejo tuvo que consultar al Parlamento Europeo, elaborando éste un dictamen, que fue posteriormente transmitido al Consejo.

El Parlamento Europeo interviene en cuestiones como:

ülos países que reúnen las condiciones para integrarse en la moneda única (dictamen).

ünombramiento del Presidente, Vicepresidente y otros miembros del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo (previa consulta).

ülegislación preparatoria de la moneda única (informe) .

ümedidas relativas a la acuñación de monedas emitidas en euros por parte de los Estados miembros (presentación de informe).

ülegislación para aplicar el procedimiento de déficit excesivo, incluido el pacto de estabilidad y crecimiento (previa consulta).

üacuerdos sobre tipos de cambio entre el euro y las divisas extracomunitarias (presentación de informe).

ücambios en los Estatutos del BCE y las competencias atribuidas a éste Banco en materia de supervisión de entidades fiancieras (dictamen conforme).

Todos los años, el Presidente del BCE debe presentar un informe anual al Parlamento Europeo sobre la ejecución de la política monetaria. Asimismo, tanto el Presidente del BCE como los restantes miembros del Comité Ejecutivo pueden comparecer y ser oídos ante el Parlamento Europeo, por petición de éste o por decisión propia.

El trabajo parlamentario en asuntos relativos al BCE y el ECOFIN se realiza en la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios y Política Industrial. Desde abril de 1992, funciona una Subcomisión de Asuntos Monetarios.

Up